La manera como nos entendemos y relacionamos con el dinero nos ayuda a identificar las dificultades que podemos tener para administrarlo y encontrar soluciones apropiadas para el manejo de nuestra economía.

Algunos relacionan el dinero y al esfuerzo y al trabajo, para otro es sinónimo de felicidad,
para muchos es símbolo de éxito y algunos temen.

¿Con cuál te identificas?

Los cautelosos

Esta personalidad financiera es característica de aquellos que se preocupan excesivamente por su seguridad económica y la de su familia. Su mayor temor es perder el control y sienten pánico por la escasez, así que evitan incurrir en gastos “extra” que califican como innecesarios. No tienen deudas, su prioridad es el ahorro y nunca han considerado tener una tarjeta de crédito ni acceder a préstamos para educación o vivienda.

Los generosos

Estos personajes son los anfitriones de cada festejo; disfrutan gastando y esta es la razón por la cual siempre son quienes invitan, pagan cuanta actividad realicen con sus amigos y al final del mes nunca tienen dinero. Por lo general dentro de su billetera tienen al menos dos tarjetas de crédito y su “amplitud” con los demás les impide controlar sus gastos por lo que terminan acumulando deudas.

Los espontáneos

Son precipitados en sus acciones y por lo general recurren al gasto cuando la frustración y la depresión los invaden. La ansiedad los lleva muchas veces a tomar decisiones más emotivas y menos racionales y suelen gastar elevadas sumas de dinero gracias a que siempre tienen consigo sus tarjetas de crédito. Suelen justificar sus gastos con frases como “me lo merezco” “para eso trabajo” “es un gustito” pero al final de cada mes viven quejándose de lo precarios que son sus ingresos.

Los analíticos

Se caracterizan por cuidar de los detalles y tener un agudo sentido de responsabilidad. Son el tipo de personas que no se dejan llevar por engañosos planes de inversión ni por las tendencias del mercado; son personajes que sienten más temor que avaricia y por lo tanto no dan prioridad al consumo y las compras. Esta personalidad financiera es amante de la planificación, del conocimiento minucioso y del control de su dinero.